No pretendo molestaros

Al parecer, algunas personas se sienten ofendidas porque no las agrego a mi foro. No tengo, ni pertenezco a ninguno, simplemente escribo y lo publico en abierto, para que libremente pueda ser leído o comentado por las personas que lo deseen. Suelo comentar las páginas que me lo permiten y les parezca bien, de las personas que me añaden a su foro. Suele ser lo que siento al ver lo que han publicado, intentando dar una visión diferente, desde la que ha sido escrito. Lo que os agradezco.

Si tenéis que pagar para entrar en la página, no es la original. Como digo a la derecha es Gratuita y sin publicidad.
Yui Shin

lunes, 7 de marzo de 2016

DHAMMAPADA


En el Canon Pali, que es de la recopilación de las enseñanzas de Buda el más usado por la escuela Theravada, o Hinayana. Uno de sus libros o una parte de uno de ellos es el “Dhammapada”. "Pada" significa pie o camino, y "Dhamma" es lo que en sánscrito conocemos como Dharma, enseñanzas, doctrina, el conjunto de conocimiento Espiritual que nos permite Ser Buda mismo, no cuando lo conocemos, sino cuando ese Dharma emana de nosotros, por Serlo. De manera que podríamos traducirlo, como el caminar, el movernos, el camino, que nos lleva a realizar en nosotros mismos: la Verdad, en la manifestación del propio Buda
Se trata de la recopilación tras su muerte de frases que fueron dichas, enseñando en forma breve y concentrada, alguna de las enseñanzas que más que comprender era necesario vivir. Son algo más de 400 frases, pronunciadas por Shakyamuni en muchas ocasiones y situaciones, ordenadas en 26 capítulos.

CAPITULO II,   LA ATENCION
1.  En verdad, la atención es la senda hacia la Inmortalidad; la negligencia nos conduce a la muerte. Los que son atentos jamás perecen, pero los que son negligentes es como si ya estuviesen muertos.
2. Los que conocen esta verdad, y han aprendido a estar atentos, se deleitan en la vigilancia y siguen el Camino de los Santos.
          Siendo toda su enseñanza, la Transmisión de su propia experiencia, es fácil comprender que sus palabras, son simplemente una guía para que nosotros mismos podamos experimentarla. Vivir con atención, no solamente para saber lo que sucede a nuestro alrededor, sino a lo que pasa en nosotros y la relación que estamos teniendo con el ilimitado entorno. Vivir con absoluta entrega a cada instante, a cada momento, siendo uno con la totalidad de lo que está sucediendo.
          Es el ser el hacha, el árbol y el leñador, el pájaro que ve cómo su hogar es destruido, la rama donde descansaba al retornar de buscar el sustento, hecha leña para el fuego que calentará otro hogar, que preparará el alimento que calmará el hambre de alguien desconocido.
          La atención que nos permite vivir realmente cada ahora, sin correr tras los deseos, corriendo y angustiándonos, por lo que esperamos porque no ha llegado, impidiéndonos vivir.
          ¿Cómo cortar el hogar de alguien, pensando solamente en nosotros?, ¿Cómo destruír la vida del árbol, innecesariamente?. Vivir correctamente, respetando toda la Vida que sustenta la nuestra, es el Camino a la Santidad, porque ¿Cómo puede haber santidad sin respeto, sin amor, sin gratitud, a esa Vida que sustenta la nuestra?.

3.  A través de la meditación, de la perseverancia, y con una infatigable energía, los sabios logran la liberación de las ataduras mundanas el Supremo Nirvana.
4. La persona dotada de energía, atenta, que se comporta con pureza y reflexión, que controla sus sentidos y que actúa con rectitud, irradia una gloriosa luz espiritual para bien de todos quienes le rodean.
Es la atención, lo que permite meditar, la atención de amor que nos lleva a no discriminar, no en un momento, no cuando nos sentimos bien, sino en cada ahora de nuestra vida, lo que es la constancia. Es en la entrega a manifestar nuestra verdadera Naturaleza de Vida, de Amor, la que permite que al no percibir, ni manifestar, discriminación, seamos el Nirvana donde se manifiesta el entorno.

5. Por medio del esfuerzo sostenido, de la atención, de la disciplina y del autocontrol, el sabio puede llegar a ser como una isla segura a la cual las aguas de la ignorancia no pueden cubrir.
6. Hay quienes, en su error, descuidan la atención. El sabio, en cambio, la protege como si fuese su más grande tesoro.
          En ese respeto y amor, por cuanto le rodea, el Hombre Sabio manifiesta la Humanidad a su alrededor, transmitiendo seguridad a cuanto le rodea, en la seguridad que recibirán refugio y protección, de ser permitidas ser lo que son, por no ser discriminadas, por la aceptación y la ausencia de deseo, de aquél que camina en la senda de Buda.

          Porque caminar el Camino, no está en moverse, sino ser el Camino al servicio de aquellos que lo necesitan recorrer. Por eso el Sabio, no descuida su atención, pensando que hay un lugar donde ir, una meta que alcanzar. En el conocimiento que su función es Servicio, ser Camino, ser la Nada donde todos son acogidos, para que se sientan seguros, a salvo, porque ser Sabio, es el Vacío donde se puede manifestar el Buda que Somos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario