No pretendo molestaros

Al parecer, algunas personas se sienten ofendidas porque no las agrego a mi foro. No tengo, ni pertenezco a ninguno, simplemente escribo y lo publico en abierto, para que libremente pueda ser leído o comentado por las personas que lo deseen. Suelo comentar las páginas que me lo permiten y les parezca bien, de las personas que me añaden a su foro. Suele ser lo que siento al ver lo que han publicado, intentando dar una visión diferente, desde la que ha sido escrito. Lo que os agradezco.

Si tenéis que pagar para entrar en la página, no es la original. Como digo a la derecha es Gratuita y sin publicidad.
Yui Shin

domingo, 18 de agosto de 2019

LA VERDAD

          Es difícil decidir qué escribir para este escrito, que hace el 1800 de los que he publicado, con posible error al numerarlos.
          Pero la Verdad es, que lo he guardado con el número 1800. Algo que no cambia lo que es, pero que no podemos decir que sea mentira que es el escrito 1800.
          Nuestra búsqueda de la Verdad, nos ha traído hasta donde estamos, no en este momento, sino en cualquier momento pasado, presente o futuro, antes y después de haber sido manifestados como forma.
          A pesar de nuestras dudas, de nuestra insatisfacción con lo que pensamos ser o nos dicen que somos, nunca hemos dejado de serlo. El que sea nuestra búsqueda vital, que no hayamos podido dejar de tratar de saber sobre todo cuanto nos rodea, nos ha llevado al callejón sin salida: “Saber lo que somos, implica ignorarlo”.
          La búsqueda de lo que somos, implica que llegaremos a ignorar completamente lo que somos, abandonando toda duda y deseo de conocer.
          Porque encontrar la Verdad de lo que algo es, sólo es posible siéndolo.
          Verdaderamente, este escrito, no tiene ningún número, existiendo como él mismo, independientemente de su nombre y número, sin que nada de ello pueda ser conocido o ignorado en lo que es.
          Nuestra búsqueda de la Verdad, permanecerá, mientras nos sea imposible aceptar la responsabilidad absoluta de lo que somos.
          Podemos tratar de evitar la pobreza, el hambre, las guerras.
          Podemos luchar por evitar los abusos, las desigualdades, las violaciones.
          Podemos esforzarnos por la convivencia, por la humanización, por la armonía social.
          Pero es lo que somos, nuestros nombres, aquello que define nuestras acciones o inacciones y sus consecuencias.
          Limpiar los mares, el aíre, la tierra, nuestras almas, nuestro espíritu, no es posible si están contaminados, porque somos la Tierra y el Universo, estas condiciones no pertenecen al exterior o son calificativos de algo, es: “Lo que somos, la Verdad que es manifestada es lo que somos”.
          Cambiar la Tierra, encontrar lo que buscamos y deseamos nos será imposible de encontrar.
          Encontrar lo que buscamos y deseamos, implica que tiene que ser: “Lo que somos”.
          La Verdad existe, solamente como manifestación de lo que somos, en cada Ahora.


viernes, 9 de agosto de 2019

CONVIVIR

          Escuchando o viendo las noticias, leyendo, escuchando o mirando la historia.
          Observando nuestra convivencia familiar, vecinal, nacional y entre países.
          Nos vemos rodeados de guerras, violaciones: de derechos, sexuales, libertades, debilidades e incluso de nuestras vidas. Vemos, que abusamos y somos abusados, por nosotros mismos y por los demás, sin importar la lejanía o la cercanía de la relación.
          Ante ello solamente nos queda el recurso del pataleo, que por siglos se ha mostrado poco eficiente, dando resultados que podemos ver que son los mismos que hemos tenido desde el principio de los tiempos: “El abuso del débil por el fuerte y el abuso del fuerte por el débil”. Aparentemente, hemos existido en el abuso de los demás, que a veces llamamos derechos.
          Lo que me pregunto, no es si tengo el derecho a ser respetado y sobre todo a respetarme, sino cómo es posible perder el respeto.
          Es la misma pregunta que tengo ante cualquier derecho, ¿Por qué es necesario que alguien me dé derechos, que son naturales en una convivencia humana, simplemente desde el respeto por mí y los demás?
          ¿Qué derechos necesita recibir una mujer que es respetada y se respeta como mujer?
          ¿Qué derechos necesita una minoría, si se respeta, respeta a la mayoría y es respetada por esta?
          Es el fracaso de la convivencia, el que nos obliga a crear las leyes y los derechos que nos obligen a respetarnos. Pero los derechos de los débiles, desembocan en su abuso al sentirse protegidos.
          Aumentando los derechos en una dirección, disminuye los de la contraria, ampliando sus responsabilidades.
          Tratar de solucionar los conflictos que hemos creado hace siglos, que cambiando su apariencia y vestimenta, hemos mantenido hasta nuestros días, uno a uno, grupo a grupo, nos llevará a que nuestros descendientes los hereden íntegramente, al igual que nosotros los hemos heredado de nuestra prehistoria.
          La Dignidad y el respeto, impide que los problemas de convivencia sean alimentados, que sea sembrada su semilla, que puedan establecerse en nuestra convivencia.
          Cuando no son sembrados, cuando no son alimentados, el abuso y las violaciones de todo tipo, desaparecen como si nunca hubiesen existido.
          Desde el respeto y la Dignidad, sin dejar de ser cada uno lo que es, lo que cambia es la humanidad de la convivencia, no exenta de retos y problemas.
          La diferencia es que, desde la Dignidad cualquier problema es resuelto desde el amor, lo que sirve para mejorar y engrandecer la convivencia.
          La convivencia de necesitar derechos y leyes que nos obliguen a respetar las diferencias, en cambio, es el origen del deseo y la ambición que lleva a buscar recompensas por nuestros actos, para que nos lleven a estar por encima incluso de nosotros mismos.



jueves, 8 de agosto de 2019

¿DÓNDE BUSCAMOS?

          Cuentan las historias de Nasrudin que: “Se encontraba un día, buscando unas valiosas monedas de oro desesperado al no encontrarlas. Mirando infructuosamente a lo largo de la calle donde estaba situada su casa. Los vecinos viendo su desesperación decidieron ayudarle.
          Tras horas de infructuosa búsqueda, los vecinos le preguntaron: “Estás seguro de que las has perdido aquí en esta calle”. La respuesta: “Estoy seguro de que las he perdido dentro de la casa”, entonces: ¿por qué las buscas en la calle?, preguntaron enfadados.
          ¡¡¡Porque dentro de la casa hay menos luz!!!.
          Son historias de risa, si no fuera la historia de cada día en nuestras vidas
          Nos buscamos a nosotros mismos, mirando en cuantos lugares nos dicen que podemos estar.
          Queremos encontrar lo que somos, por los nombres que nos hemos dado, sin la luz de la función, significado y valores para serlo.
          Creamos religiones y dioses, que nos ofrezcan grandes recompensas por manifestar lo que deberíamos ser.
          Creamos gobiernos y poderes, que nos descarguen de la responsabilidad de nuestros actos, de lo que estamos dispuestos a hacer por conseguir lo que deseamos.
          Fuera de la luz de: Humanidad, principios, valores, dignidad, ética y la sabiduría de ser lo que somos, esa Luz que llamamos de la Verdad, que ni tan siquiera el sol o la luz que producimos, que nos permite ver con claridad nuestras ambiciones y deseos, pueden suplir.
          Somos, no Nasrudin, el que en apariencia busca equivocadamente, sino aquellos que buscan lo que dicen los demás. Nasrudin es un Mulá o Maestro Sufi, que vive como nosotros, mostrándonos la caricatura de nuestras vidas.
          En la luz que usamos para ver y tratar de entender nuestras vidas, nuestra convivencia, viendo lo lejos que nos encontramos de nuestros deseos y anhelos, tratamos de establecer reglas y leyes que cambien los resultados.
          No sé el porqué, pero tras crear el conflicto, la solución que encontramos es la de obligar a los demás a comportarse de forma diferente o prohibir que hagan lo que hacen. Pero no buscamos en nosotros, en los principios, en la ética o en esa dignidad sin la que no puede ser sembrada la Humanidad.
          Miramos los resultados, lo que hemos perdido. Pero en el lugar donde se encuentran y sin la luz que nos permitan verlos con claridad en: Su siembra, su crecimiento en nuestros corazones y su establecimiento en nuestras vidas. No buscamos realmente las monedas de oro, sino lo que deseamos conseguir con ellas. Las monedas no valen nada en sí mismas, solamente valen lo que los demás nos den por conseguirlas.
          Miramos las guerras, las violaciones, los abusos, los políticos que gobiernan nuestras vidas, los que ostentan el poder, desde la luz del seguidismo, de la obediencia ciega que no proviene de la ceguera, sino de la falta de valores y principios, de no tener ética humana, de no conocer la Dignidad.
          Hemos olvidado nuestras responsabilidades, nuestras funciones en la vida y su manifestación, hemos renunciado a la responsabilidad de ser los Creadores de nuestras vidas, de nuestra convivencia, de nuestra sociedad, que no ha entrado, ni conocido la Dignidad, que permita el nacimiento de la Humanidad.
          Miramos nuestras creaciones no deseadas, buscando que sean cambiadas por los poderes, Dios o la Justicia, de los que la administran desde el desconocimiento de lo que es.
          No hay abuso o violación con calificativo que evitar por ley. Somos cada uno de nosotros el que debe desde la Dignidad: No abusar o violar, ninguna individualidad del Universo.
          Cuando nace una Ley, es porque se ha incumplido la Justicia Universal.
          Cuando se vive y se actúa por lo que se consigue por ello, es la semilla de la ambición, del deseo, de la pelea, la lucha y la guerra. Sus frutos: Abuso, avaricia, asesinato, destrucción y la oscuridad de la humanidad.
          Sólo desde la Luz de la Dignidad, la Humanidad puede encontrarse y crecer. El Imperio de la Justicia, no necesita leyes, porque la Justicia es conservada y manifestada por todos.
          Cada uno quiere sus derechos, sus beneficios, su paz, su felicidad, pero no es en la Ley donde podremos encontrarla.
          Es en la Luz de la Dignidad, donde la Humanidad se manifiesta, donde prevalece la Justicia, porque en ella encontramos las monedas de oro: La Paz y la Felicidad de los demás.
          Humanidad es: No yo, no demás, no leyes, no más luz que la de Humanidad.


viernes, 2 de agosto de 2019

ESCRITO AL VIVIR

          Mirando en el blog, veo que he publicado más de 1900 escritos en “blogspot o Blogger”, de ellos algunos repetidos o publicados en diferentes ocasiones. Ahora estoy republicando la mayoría de ellos en: “MeWe y Facebook”
          Recopilados tengo unos 1800, tratando de escribir, como decía un amigo: “Yuishin nos hablará de la Vida”. Nunca he encontrado otro tema, no he podido hallar un tema que no tenga que ver con la Vida.
          Lo que sí que tengo claro es que más que de la Vida, lo hago de la convivencia. De la manera, que tenemos de mostrar nuestra manifestación, para crear las sociedades y por tanto la manera de convivir para que la Tierra se manifieste como la hemos creado.
          Hay muchas manifestaciones de Vida conviviendo en la Tierra, nos afecta el resto del Universo, pero somos nosotros los que manifestamos probablemente la energía del corazón.
          No quiere decir esto que somos la energía del Amor, que probablemente cualquier otra forma, con su entrega y su cumplir con la función que tiene en la Vida, lo esté manifestando infinitamente más que nosotros. Me refiero que somos más que las emociones los sentimientos que mueven la manifestación de este cuerpo que flota en el espacio, del que somos células que intervienen en cómo se manifiesta.
          Hemos destruido los bosques, contaminado mares y el aíre, removido y contaminado su tierra. Hemos extraído sus minerales, exterminado sus animales, desaparecen las plantas que no son importantes para nuestra economía. Destruimos su humanidad, con ambiciones y guerras, en nosotros y los demás. Queremos controlar quien vive y quién muere.
          Hemos hecho, que el corazón de la Tierra se avergüence de albergarnos en Ella pues ve que destruimos o podemos destruir y erradicar el amor de Ella.
          Esto es lo que he tratado de expresar en esos escritos, pues una convivencia sin Dignidad, sin Amor, no puede albergar Humanidad, que es nuestra función darle expresión y forma, la única que nos ha sido exigida para manifestarnos como personas.
          A veces pienso, qué más puedo escribir que no haya sido escrito.
          Es entonces, cuando mirando la flor, cuya belleza no ha variado nunca, es expresada y vivida eternamente por primera vez, en el corazón del poeta.
          Ese escribir y recordar el amor, como si nadie antes lo hubiese visto, a pesar de que ya estaba antes de que viniésemos nosotros, viviendo en el poema del Silencio. Escrito por el propio Amor, cuando es Poesía.
          No importa quien lo lea, trataré de seguir escribiendo acerca de esa convivencia, que crea la manifestación de la Vida que somos.


sábado, 27 de julio de 2019

EL ALMA PERDIDA

          Parece ser, que el que Sánchez sea presidente no será fácil. Nunca he creído que su ambición sea gobernar España o a los españoles, pues alguien que no usa, valores, ni principios coherentes para llegar al poder, su meta es el poder por encima del gobierno.
          Con menos escaños, son los otros los que tienen que retirarse por su incapacidad de pactar, al no ser capaces de vender o comprar lo que sea y a quien sea para conseguir los apoyos que le consigan el poder.
          “Los escaños de Rajoy son menos que los del PSOE, porque nosotros sumamos los nuestros y los de Ciudadanos, por lo que el PP debe apoyar que gobierne yo, si no quiere que compre los votos de quien haga falta, sin que me importe el precio que pidan, a excepción de perder yo poder”.
          Era la teoría de mayorías que usó cuando el PSOE había perdido votos y escaños, lo único que permanece es él en el poder.
          Ahora es el que tiene más escaños, pidiendo a PP y Ciudadanos que se abstengan para que no tenga que pactar con sus socios preferentes. Solamente hay que mirar en ayuntamientos, comunidades o donde puedan ostentar el poder pactando con el diablo si hace falta.
          Desde la coherencia, sería el que tendría que reunir a los partidos, reconociendo que PP y Ciudadanos suman más escaños que el PSOE, ofrecer su apoyo para pactar un gobierno de PP y Ciudadanos, que es su teoría y principio, de cómo debe actuarse en el sistema de partidos que tenemos: El pacto que más sume, buscando lo mejor para los ciudadanos y España.
          Pero solamente conoce, el bloquear cualquier opción que no sea él el poder.
          Si PP y Ciudadanos utilizasen los mismos principios, no tendrían problema en encontrar una mayoría suficiente: PNV dará sus votos al mejor postor, si bien prefiere a la izquierda, como extrema derecha no tiene problemas para venderse a la derecha si le paga. Lo que extraña es que quien demoniza por pactar con VOX, lo haga con ellos. Los independentistas y demás nacionalistas, es cuestión de promesas o pagos el que puedan abstenerse. No importa que se hable de la Constitución o si el pagador es constitucionalista, al final, cualquier político conoce los principios en la política.
          Pero no es el alma de la política, que no la tiene, la que hemos perdido. El alma que se pierde es la del pueblo, que aporta no sólo a los votantes, sino a los votados también.
          Es, el alma que salió errante del Paraíso de la Unidad, de ser Uno con el Universo y con Dios, la que se ha perdido. Salió como Alma de la Humanidad, Alma de la Vida, Alma de la Convivencia. La hemos confundido, dándole la forma de la gente, de la ambición, de la indignidad, de la lucha de unos con otros, de no poder convivir en paz o armonía.
          Toda la política es una incoherencia en sí misma: “La necesidad de ser gobernados para que nos obliguen a hacer lo correcto”, es algo que nunca estuvo en el Alma de la Política, que era: “Coordinar el esfuerzo de todos para conseguir el mejor resultado”, “La función de los políticos no era la del poder, su función trataba del Servicio”.
          Pero desde que Sánchez llegó a ser candidato al poder, ha sido complicado elegir a otro que no sea él, ha luchado, comprado y vendido cuanto ha podido para conseguirlo. Lo intentó con menos escaños, lo consiguió estando fuera incluso del Parlamento, a base de promesas, medias verdades, tergiversación de las verdades y, sobre todo, ofreciéndose a conseguir lo que le pidiesen sin reparar en límites.
          Ahora, con más escaños y la posibilidad de que siendo el mejor cliente y comprador para nacionalista e independentistas, no ha podido ofrecer un precio acorde a lo ofrecido a los demás a Podemos, pues una cosa es la posibilidad de complicarle la vida a los españoles o desmembrar España o complicar la convivencia y otra ceder una buena tajada de poder a cambio.
          Si consiguiese la abstención de PP y Ciudadanos, alguien se ha preguntado cómo gobernaría, si los acuerdos de legislatura los tiene que hacer con sus verdaderos socios.
          Hay votantes y miembros de partidos constitucionalistas, que abogan por esa abstención. Sería necesario decir amén a cuantas leyes, decretos y ocurrencias se le ocurriesen a Sánchez, porque de lo contrario pactaría con sus socios.