No pretendo molestaros

Al parecer, algunas personas se sienten ofendidas porque no las agrego a mi foro. No tengo, ni pertenezco a ninguno, simplemente escribo y lo publico en abierto, para que libremente pueda ser leído o comentado por las personas que lo deseen. Suelo comentar las páginas que me lo permiten y les parezca bien, de las personas que me añaden a su foro. Suele ser lo que siento al ver lo que han publicado, intentando dar una visión diferente, desde la que ha sido escrito. Lo que os agradezco.

Si tenéis que pagar para entrar en la página, no es la original. Como digo a la derecha es Gratuita y sin publicidad.
Yui Shin

jueves, 20 de septiembre de 2018

SIEMPRE DOS MITADES

          Generalmente resaltamos actitudes y acciones que definimos como positivas.
          Miramos el abrazo como algo que nos hace más humanos, que nos dignifica, al acoger entre nuestros brazos algo que unimos en nuestro corazón.
          Pero hay que abrazar también para apuñalar por la espalda, al sentirse segura la otra persona.
          Podemos abrazar nuestras mascotas cuando estamos solitarios o contentos, para desahogarnos con ellas cuando no, ignorándolas o abrazándolas con tanta fuerza que las agobiamos, dañamos o casi ahogamos.
          Cerramos los ojos en muchas cosas que emocionan o que sentimos profundamente, pero las emociones son positivas o negativas, con lo que a veces cerramos los ojos cuando besamos con amor, o cuando besamos para vender con un beso.
          Podemos sentir compasión por los demás por amor o esperando la recompensa o que nos lo devuelvan con intereses.
          Incluso cuanto más amamos, más cerca estamos de odiar. Pues hay gran diferencia entre amar y Amor.
          Consideramos amigos, a las personas que hacen cosas que nos agradan o nos parecen bien para nosotros. Pero a veces son personas que quieren que las cuidemos o vivir nuestra vida. Olvidando muchas veces que nuestra amistad es la que damos más que la que recibimos.
          Y es que intrínsecamente, no existe algo bueno o malo, todo al ser considerado bueno, se le añade su mitad de mala.
          Es algo que existe y se manifiesta así en todos los planos de la dualidad, cuando hacemos, pensamos o sentimos algo, no tiene polaridad, no es intrínsecamente bueno o malo.
          A veces un mal pensamiento, un deseo malvado, puede ser un desahogo que haga innecesaria la acción o manifestación.
          No hay nada que nos obligue al mal, tampoco al bien. Es la sociedad y la manifestación de vida que deseamos la que debe dirigir nuestras acciones. Es nuestra conciencia, nuestra Dignidad, nuestra Humanidad la que debe de transformar en acción, la parte positiva de nuestras frustraciones, de nuestra insatisfacción.
          Lo malo no es un mal pensamiento, un sentimiento malo, sino el dejarse dominar por ellos, porque no es un problema de la Vida, sino el de nuestra humanidad, el de la Humanidad de la Sociedad de la que somos una parte y toda ella.
          Incluso al hacer el bien, siempre habrá algo que podamos dañar o hacerle el mal. Crear un fuego para salvar a alguien congelado, daña al árbol, a la hierba, al oxígeno del aíre, y tantas cosas como tienen que cambiar lo que son para poder darle vida al ser congelado, o a quien vive gracias a ese sacrificio.
          Es precisamente este sacrificio de la Vida para mantener la Vida, lo que hace que este daño, este transformarse en cenizas, no sea apuntado en el mal, sino en el Amor.
          El Amor, evita las mitades, funciona desde la Unidad, desde el Vacío de Percepción, manifestando solamente la Individualidad Positiva.


martes, 18 de septiembre de 2018

VIVIR

      Vivimos en la oscuridad, por nuestra incapacidad de ver qué es lo que nos tapa la luz.
      Vivimos en la ignorancia de la información, que nos dice qué es lo que percibimos.
      Vivimos en la Religión, que nos dice que busquemos a un Dios que podremos encontrar.
      Vivimos en el ateísmo, de negar a un Dios, al que no hemos visto.
      Vivimos en una indefinición de género, por miedo a ser responsables de lo que somos.
      Vivimos en un estado de violencia y abuso, debido a nuestra inseguridad y pensar que lo que somos depende de los demás.
      Vivimos en un estado de insatisfacción e infelicidad, pretendiendo tener lo que deseamos.
      Vivimos, creyendo que vivir es saber y ser conscientes de que lo estamos haciendo. Lo que hace que, para saberlo lo hagamos dependiendo de cómo nos ven y nos dicen los demás. Cuando somos independientes, lo sabemos porque tenemos más que ellos.
      A veces deberíamos vivir, y lo demás poco a poco se iría solucionando.
      Y es que vivir es manifestar la Vida que somos, no la que soñamos.
      Vivir es ser Vida, sin saber quién está viviendo.
      Si sabemos que estamos siendo felices, es solamente que vivimos en el recuerdo.


lunes, 17 de septiembre de 2018

CIRCULANDO

          Generalmente con motivo de la celebración mensual de Kannon Sama, la Diosa de la Compasión, de la Misericordia, quien escucha los lamentos del mundo, mi Maestro a menudo dibujaba un círculo y escribía unas palabras o una frase.
          Es difícil para mí, que no hablo japonés, el explicar lo que una persona que entiende la cultura y la lengua desde la que se expresa el escrito, siente y entiende al leerlo, al verlo, al mirarlo.
          En budismo, en Zen, el círculo está omnipresente, la equidistancia de sus puntos, su no tener principio ni fin a pesar de que ambos son nítidos y claros en su representación. Algo que es el centro de un círculo mayor, sin cambiar su forma, circunvalado y limitado por la circunferencia dibujada, su infinitud está garantizada al dibujarlo incluso.
          En el círculo, a pesar de la razón que nos dice que solamente hay un centro, todos sus puntos son centros y por supuesto círculos en sí mismos.
          El Centro de este Círculo, no puede tener medida, puesto que por muy pequeño que fuese, se convertiría en un círculo. Siendo por tanto inexistente, pero es precisamente la inexistencia de centro, lo que permite que cualquiera de sus puntos sea el Centro del Círculo Infinito de Kannon.
          Las frases, en cuanto a su traducción son simples, escritas para las personas del pueblo que venían a escucharle, su significado tan extenso y profundo como quien escucha pueda interpretar. El Maestro, simplemente muestra la Vida que somos capaces de ver, la suya ha sido entregada para acoger a la Vida, que en su entrega es la percepción que cada uno tiene del Maestro.
          Namu, entrega total, toma de refugio en Buda, siendo quien escucha los lamentos del Mundo, siendo Misericordia y Compasión, sin Dualidad, sin tú ni yo.
          La Vida: Ilimitada sin principio ni fin, el calor del Amor, sin ego siendo la manifestación de su propia Naturaleza, tan íntima que Todo es Uno manifestándose en el Vacío, siendo cada manifestación lo que es, no hay comparación, manifestando así la Naturaleza de la Perfección, solamente existe el Infinito Aquí y Ahora, existiendo en un Cambio o Impermanencia Eterna, todo es Eternamente lo que está siendo Ahora, perfecto, correcto, el Ser lo que está Siendo.



domingo, 16 de septiembre de 2018

ARGUMENTANDO

          No se puede argumentar sin escuchar. Tampoco se puede dialogar, incluso en la discusión no se puede terminar si no se escucha.
          La diferencia entre escuchar y oír, es que escuchar es entender lo que quiere decir la otra persona, con las limitaciones propias de añadir parte de lo que hemos entendido, pero el esfuerzo está dirigido a aprender más que a tener razón, por lo que se puede argumentar y parecer que se discute, es en el resultado de lo que hemos aprendido, si hemos escuchado u oído lo que nos ha sido entregado por la otra persona.
          Oír por el contrario, es pensar que es la otra persona la que dice lo que entendemos, por lo que el máximo que aprendemos a veces no pasa de lo que sabíamos. En cuyo caso solamente tenemos la capacidad de oír.
          A lo largo de mi vida he aprendido con la argumentación y escuchando, pues he leído muchas novelas del oeste y policiacas, y algunos libros también. Las novelas me enseñaron, que amarnos nos lleva a defendernos al respetar lo que somos y lo que son los demás.
          Tantos pueblos abusados por algún pistolero o poderoso, con el silencio en todos los demás.
          Tantas gentes asesinadas, abusadas, conviviendo en la injusticia y el abuso. Al final siempre gana el bueno, es cogido el asesino, pero no aprendemos a dejar de abusar, a no pensar en asesinar o terminar con lo que existe o está viviendo que nos lleva hacia la humanidad.
          Enfrentamientos a muerte, por redimir la pobreza o proteger al poder o al rico.
          Persecución de traficantes, asesinos, ladrones, corrupciones policiales o de la Ley, abusos, intimidaciones, que llevan al abuso y la corrupción, tantas veces leído pero que no aprendemos a que no se produzcan las situaciones, porque nadie defienda a quien intenta realizarlas.
          No es fácil escuchar, nos llevaría a ser responsables de lo que hemos aprendido, a corregir los fallos, a solucionar los problemas.
          Sabríamos la diferencia entre Amor y amar, entre lo que es un Concepto y lo que es la forma en la que lo expresamos y lo vivimos.
          Porque oír es continuar como estamos, pues hay poco que aprender, aparte de lo que hemos entendido dirigido por lo que sabíamos.
          Pensaremos que es lo mismo Dios que un dios con nombre o atributos, al confundir al Concepto con lo que leemos o nos dicen.
          Estaremos seguros de que el Concepto Amor es nuestro amar.
          Fraseando, podría decir que:
          “No hay peor argumentación, que tratar de humedecer un mendrugo”.
          Pero la argumentación, no es la del otro, sino la nuestra.
          Habremos argumentado, si hemos aprendido la mayor parte de lo que nos han dicho. La otra persona siempre es libre de escuchar u oír.



IGNORANCIA

Caminando,
Me encontré con un ignorante.
“No tengo estudios,
Solo en el monte
No encontré quien me hablase”,
Decía entristecido.
Llorando al caminar
Continué caminando,
Pensando
Si el supiera,
¡Que yo creía saber!,
¿Se puede ser más ignorante?